La onjana y el sevillanu [Juan Sierra Pando, 1905]

11/02/2012 at 4:06 Deja un comentario

Juan González Campuzano, cabuérnigu de Sopeña y torlaveguense de adopción, emigró a Cuba muy joven, mucho antes de popularizar el pseudónimo de “Juan Sierra Pando”. Su espíritu bohemio, según recoge Jose Ramón Sáiz, le llevó a todas partes del mundo, adquiriendo una cultura poco común, de la que siempre supo hacer gala en las tertulias de amigos que frecuentaba, enriqueciéndose hasta convertirse en uno de los grandes escritores montañeses en inteligencia, buen gusto y una gran capacidad para dar valor al cántabru como elemento estético.

Del él diría José del Río que tras Pereda, “nadie como él supo asimilarse el léxico de los campesinos de La Montaña”. tro periodista que analizó su obra, Ramón de Solano, destacó en su estudio que González Campuzano pasó la mayor parte de su vida escribiendo cuentos montañeses, con un estilo sobrio, peculiar, graciosísimo, conocedor a la maravilla de los tipos montañeses y de los giros y decires de la comarca del Besaya, buscando argumentos muy humanos y muy divertidos para sus relatos, en los que ponía siempre un aguijoncillo de sátira fina y un punto de alusiones ciertamente enfocadas.

Fue González Campuzano o “Juan Sierra Pando” escritor de La Atalaya, a cuya redacción llegaba después de cerrados los cafés y todos los posibles refugios de la noche sananderina, personalidad sobre la que escribió Del Río Sainz que “llevaba a La Montaña impresionada en lo más recóndito de su alma”, mientras que otro escritor como don Buenaventura Rodriguez-Parets -desde las páginas de ‘El Cantábrico’- lamentaba que sus cuentos y cuadros montañeses quedaran desperdigados en las columnas de los periódicos y revistas, instando a instituciones y amigos a recopilar y publicar toda su creación literaria, así como ultimar su proyecto de colección de voces, modismos, giros y frases cántabras, en el que trabajaba cuando le sorprendió la muerte.

Ochenta años después esta propuesta se vio cumplida con la edición de una obra con el título ‘Cuentos de la tierruca, cuentos de mi pueblo’ , gracias a la editorial ‘Cantabria Tradicional’ y, en especial, a Ramón Villegas López, que realizó el estudio y recopilación, quedando como único homenaje póstumo a este insigne escritor cántabro.

Aquí reproducimos uno de sus cuentos, de la comarca de Cabuérniga y de actualidad en los tiempos que corren.

La onjana y el sevillanu

¡Mal añu pal enemigu malu! ¿No vos podéis estar callaus tan siquiera un ratucu ó dirvos con mil d’a caballu a da guerra a otra parte, condenaus?

-Pus cuéntanos un cuentu.

-¿Y que cuentu queris que vos cuenti, si vos he contau sinfinida, y aunqui supiera mas que Briján …? -¿Quien es Briján, güela?

-El mesmu Pateta que cargui con vusotrus, ¿sabis? ¡Jouosus! si hasta ofender a Dios hacen a una estos empacataus de crios.

-¿Que le pasa, tía Sandalia?

-¿Que quier que me pase, siñor, que quier que me pasi?
Que esta jatera de nietus me tien consumía y van acabar con la poca pacencia que me queda. Güelvenme tarumba a juerza de gritus y esmengones, porque pedir que se estén quietus es pediles imposibles, que paez quen tien argadillu; y ahora, pa cabá d’aborréceme han saliu con la tona de que lis cuenti un cuentu; comu no lis cuenti un …! Dios me perdone, porque iba a icir un disparate. Home, haría una carida de Dios en quitarmelus d’encima. Pues vea Usted lo que son las cosas, tía Sandalia, en busca de un cuento vengo yo,

-¡Esta si que tuvo que ver! ¡Eramus poeus y parió mi güela! ¿Conqui es icir que buscaba ayuda y traenme jeringa? ¡Mirin el mu jastialón, con mas añus que el cagigu del Cubilón, y entuvia quier que li jorriquen pa dormise como si jua un mozucu! ¿Quier que li cuenti el cuentu de María Sarmientu, que … -No, ese ya le se.

– Y cual no sabrá el venturao, dirapués de tanta tierra comu ha corriu y tantu mundu comu habrá vistu? Miri, dejisi de cuentus y diganus el algu de lu mucho: gúenu que haiga por esas ciudaes,

-Ya se lo diré; pero primero cuénteme usted algún cuento de aquí, de la tierruca uno de brujas, por ejemplo.

– De esu si que pui ser; porqui brujas, lo que se diz brujas, aquí, y en güeña hora lo diga, ni las hay, ni nunca las hubo. Se conoz que cumo las brujas son cosas del infiernu, del que Dios nos guardi, y aquí no llevamus di esa hacienda porqui, gracias al amparu de nuestra patrona, la milagrosa Virgen del Carmen, de la que ajuyin lus malus comu las pulgas él poleu, no no» jaz maldita la falta, dendi el puenti de Barcenillas al di la Conchuela y dendi la Collá de Carmona al Cuetu de Tordías, ni barrunte hay de ellas. Aonde si diz que las hay, y no pocas, es en Saja y en Ucieda; perú contra nos, no pueden na.

Cuandu los vecinus de Fresnea ú de Viaña, ú de LLendemozó bajan, entuvia de nochi, a Cabezón, pa coger el primer tren del Cantabricu, diz que al pasar por los Mijarazos oyen gritus como d’almas en pena, aullius de lobus y unus a modu de berrius mu triste», que lis ponin lus pelus de punta y lis persiguin hasta que trasponen el Peñuezu y llegan a la Nogalea; y cuentan que son las brujas que supiendo que van resguardaus con el escapulariu, no usan meterse con ellus.

Pos cuandu las cabanas de Sopeña, de Valle, de Teran y de Selores suben a lus puertus de Sejus u de Palombera, las brujas de Barcenamayor, de Colsa y de Correpocu si ponen en lus pernales que dan sobre el caminu, pa ver d’ embrújalas, comu embrujan a las gajucas, perú en viendu que ven que son del valle, dejanlas pasa dijendo:

“Vaigan, vaigan de mala man,
que estas bien jisopás van”.

Y es qui sabin que las nuestras vacas no salín en lus jamasis de la corti, sin ir bien arrociás con una ramuca de jinojo mojá en agua bendita. Asina que a los nuestrus ganaus podrá dalis el marcor ú la gripi la pernera ü la pizotia u, si a manu vien, la solenguana; peru lu que !s el maleficiu no lis entra.

Si juera onjanas; de esas SÍ que las hay.

-¿Y qué son las onjanas? ¿Serán lo que en otras partes llaman ojáncanas, no?

– Ca, no, señor; las ojancanas, que están mal casas con los ojáncanos, que tienen un solu oju en la frente y que matan á los chiquillucus pa sacalus los untus y coméselus, son unas mujeronas malas, mientris que las onjanas son unas enfetizucas de Dios que no se metin con naide; tienin lus pechus en la espalda y con ellus crian a los hijucus de los templarius; viven en los concabos soterraneos y salín por las muladeras, por las torcas y hasta por los castañus juriacus á buscá raices y bellotas y lu que alcuentran pa caltenese ellas y los sus hombres; y aunqui las mas de’llas son viejas, feas y están mal tresnas, haylas también mozas y de güen ver. Algunas vecis hablan con los vivientes en una lengua que cai comu en copla y dicen cosas de mucha enjundia; peru hay que entendelas á medias palabras, porqui no las gustan los preguntónis.

Una muchacha de Renedo qn’iba buscandu unus de la vista baja, con perdón, jallose, á una onjana que asubiaba en la cueva del Dorro y la dijo:

“Picu el Dorro, picu el Dorro,
alli tengu yo el mi escanillu de oru
y la mi rueca de plata
y el jusu de Caravaca;
y se ha de sacar con los cuernos é una cabra”

– ¿Negra u blanca? preguntó la moza; y en estonces la onjana respondióla

“Si callaras, más supieras
que por ellu más valieras”

Por lo que se barrunta que haiga alli tesoru soterrau, u cuanti no, da que mina de oru, plata ú otru mineral de los güenus.

– Bien; pues ya que no hay brujas, cuénteme un cuento de onjanas.

– Si, si, cuéntelu, cuéntelu.

– ¡Cuéntelu, cuéntelu! ¿pos no vus l’acabu de contá, condenaus? En fin, por no oirvos, contareos otru; peru, santo Tomás, esti y no más.

Y allá voy con mis once ovejas.

-¡Ay qué contra, guela; si usté no tien ovejas!

-Y ni siquiá puei movese por causa del paralís.

– Guenu; pos si no tengo ovejas y sino pueu moveme por el paralis, tampoco pueu contá cuentus, ¿lu sabis, parletenucus del diañu?

– Vaya, tia Sandalia, no tenga tan mal genio; considere que son unas criaturas y, sobre todo no me haga pagar culpas que no tengo.

– Si, si; tan giienu es usté cumo ellos; peru pa que no se diga… allá voy yo sin denguna oveja.

Esti era un mozu de Gismana qen iba pa Andalucía pa hacese sevillanu; y diendo p’Andalucia, al llegar a los campus de Estrá se alcontro con una vieja mu viejuca, acurrucá al socaire d’un eseaju. Preguntóle ella á onde iba y de onde era, contestóle él al casu, y enestonces la onjana, porqui aquella viejuca era una onjana, dando un suspiru mu jondu, más jondu, más jondu que el pozu el Amau, que, sigun diz, no tien calu, jué y dijo:

“¡Ay, Ruenti, Ruenti!
Alli tengo yo una hija
encantá en una juenti;
si esa juenti juese mia
no m’iba yo a Andalucía”

Siguió el mozu su caminu y andandu, andandu, llegó a Sevilla y alli estuvo barriendo suelus, fregandu platus, sirviendu cañas y cobrandu lanzas u lo que es lu mesmu, robandu pa’l amu, que ni se lu agradecia ni pagaba, hasta que cansau di aquella briega, viendo quel trabaju era rauchu y l’arrejundia pocu, golviose pa su tierra, más ricu de alifaces que de pesetas. Pos, hijucus de Dios, que golviendu pa su tierra, llego el sevillanu á los Campus de Estrá, allegando a los Campus de Estrá, cátate que va y guelve á alcontrarse con la mesma onjana, acurrucá al socaire del mesmu escaju.

– A la pa e Dios, onjana, dijola él; y jue ella y le dijo:

– De onde eres sevillanu?

Y dijo él, que de Ruenti; y enestonces ella, dandu el suspiru mas jondu que la otra vez, golvié a dicir:

¡Ay Ruenti, Ruenti!
Alli tengu yo una hija
encanta en una juenti.
Ay juenti, si jueras mia
cuantu oru y plata yo te sacaría!

Rumiandu el dichu de la onjana Ilegó el sevillanu a Ruenti, y allegandu a Ruenti, jue y se alcordó de que siendu el entuvia mozueu, oyó conta que cuando la Juenton» se seca, que lo jaz una u dos veces al añu, sin causa conocía de alma mortal, pa golver a manar pasau un ratucu con la mesma juerza que endeantes, salen de la cuevona unos comu sonius de moneas, y es que lus ternplarius están contandu los sus caudaliS . Filandu estu con el dichu de la onjana, dio en cavilar que alli debía haber tesoru, y cavilandu que alli había tesoru, dió en ise tos los días & la Juentona y allí s’estaba las horas muertas dendi que Dios amanecía hasta bien entra la nochi, aguardando la seca, que naide sabe cuandu va a venir, pa entrar en la cueva y salir de una vez de probe si tenía la suerte de dar con el tesoru.

Ellu jue que una noche, que se habla pasau a la santimperie, cuandu ya estaba mediu atereciu, porqui corría un gris que talmenti paecía que llo¬vían anfileres de punta, vio salir del propiu juriacu de que mana el ma¬nantial, una feguruca blanca, pequeñuca, algo jaldía, perú maja como las mesmas rosas, con unus ojucus que relumbraban comu dos luceros, y que de prontu se jue engrandandu, engrandandu, hasta llegar al tamañu corporal. Relochu de to quedóse el sevillanu al vese ante aquella devinidá; peru ella, andandu sobre el agua como si andará por un caminu real, alcereose a el y le dijo:

“Sevillanu, sevillanu; si tu eres hombre leal, tengu de date tos los días, una peseta y un rial peru ha de ser de condición que a dengunu digas na”

Juró el sevillanu, por estas que son cruces, ser callau comu un jisu, y enestonces la ojancanuca encanta, porqui ella era la feguruca blaaca li dijo comu tenia que ir toas las noches a hablala y comu había de golver toas las mañanas» antis qui piaran lus gurriones, y debaju el primer cantu qui metiera la manu, se alcontraría una peseta colunaria peru que si decía palabra a persona viviente, ni golvia a vela a ella, ni golvia a alcontrar mas pesetas.
Dendi aquel dia el sevillanu no falto ni una noche a echar un ratucu di plática con la onjana, ni faltó denguna mañanuca a buscar el sestipendiu iba el mi hombre, metia manu debaju del primer morrillu y sacaba la colu¬naria, reluciente, que paecía cumo recien acuña.

Y asina corrieran días y corrierun meses» y currierun añus y el mi sevi¬llanu sin jincar el jocicu al trabaju de la tierra, ni pensar en golvese a Andalucía y sin dejar de campar común particular bien acomodau de suyu. El no comía borona, el beber de lo guenu de la Nava, él vestir de lo finu comu los señores, el gastar en la bolera y en la taberna como el mas pudienti, el a todas las romerias tirando en alvellanas y rosquillas los rialis comu agua, él a lus torus, cuandu lus había, y a to esto el caudal sin acábasele y sin que naide barruntara de onde podía venile. Pera comu los mengues no huelgan, un día de la Magdalena, que había empinau un pocu mas de la cuenta, jue un amigu y va y le diz en la taberna: Home, sevillanu, yo t’apreciu y porqui te apreciu tengu de icite lu que por el lugar se mormura, y a mi ver con razón, porqui ellu tu estuvistes pocu tiempu en Sevilla y no sería muchu el caudal que pudiste traer, tu no has heredau de dengun indianu, a ti no te ha tocau, al menus que sepamos, la lotería, tu no tienis ventas ni rentas, porqui la tu familia es mas probe que la del tiu Candolías, que no cenaba nunca y almorzaba pocus días, y no embargante, tu gastas comu un mayorazgu y no das golpi al trabaju, de modu y manera que comu quier que las pesetas no s’apañan al pié de los arboles, comu las castañas escalentías, la gente da en decir que si tienes firmau paztu con el de las uñas largas u te has alcontrau el tesoru de lus templa-rius.

Y sí que li alcontré, u cuanti menus algu que’s mu amejau, saltó el mu rufiante; y jué y contó de pe a pa to lo que con la onjana l’había pasau. Pos, amigus de Dios, habis de saber comu aquella nochi, cuandu el sevillanu jué a la Juentona, alcontrose allí con lus mas de lus vecinus del lugar, pe¬ru no vió la onjana. Golvió de madruga y lo mesmu; allí estaban los mozus y tos los casaus de la Nogalea y de Gismana, muchus de Ucieda y de Meca y hasta angunus de Barcenillas y la Miña, jurgandu debaju lus cantus; peru ni la peseta, ni un tarín, ni un mal chavu morunu tan siquiera. La onjanuca había cumpliu su palabra. Y colorin, colorau, esti cuentu s’acabau. ¿Li ha gustau ó no li ha gustau?. -La diré, disgustarme, no me disgusta; pero …

-Perú no li ha alcontrau la enjundia ¿no es esu?. Home hasta mentira paez que una vieja comu yo, que nunca salió de esti lugar, ni anduvo en mas escuela que la de la amiga, y esu para aprender a repasar y hacer calceta, tenga que explícale el ite de las cosas a un siñor tan leiu y escribiu comu usté. Ya li dije qui a las onjanas había qui entendelas y no preguntalas; peru como quier qui yo no soy onjana, voy a ponerselu moliu y cerniu pa qui si enteri. Cuandu el sivillanu del cuentu iba pa Sevilla, la onjana de lus Campus de Estra quisu icile qui pa quien quiria trabajar medius había aqui sobraus sin necesidá d’ir a buscalus a otras tierras; y endimpues, cuandu golvió, comu quier que estaba hechu á acostase tarde y levantase trempanu, toas las nochis, aluegu qui lus otrus aselaban, s’iba el a la Juentona y ponia butrones y metia varales, con lu que cogía truchas y anguilas hasta artase y luegu las vendía comu que; peru enteráronse lus demás, cayeron muchus perrus sobre el mesmu guesu, y ni pa unu ni pa dengunu; de modus si está qui lu qui la onjanuca vinu a hicile jué que en boca cierrá no entran moscas ¿Entendiolu ahora cristianu?.

-Si que lo entendí; pero dígame ¿cree usted que hay esas onjanas?. Comu haber no li diré yo que las haiga; peru ellu algu tien el agua cuandu la bendicen. Lo que si sabré icile es que cuandu yo aprendí esti cuentu, entuvía no se hablan inventan lus carruferriles, ni la letrecidá, ni lus tumóviles y ya era conocíu el dichu de la onjana.

¡Ay juenti si jueras mía
cuantu oro y plata yo te sacaría!

Y a luegu ha veníu unu y a cien pasus de la Juentona ha levantau una frabrica, que por el día asierra mediu monti y por la nochi; sin mas que dalu guelta a un tornillucu, alumbra como si jua de dia, la Iglesia y la taberna y casi toas las casas del lugar; y entuvía la queda juerza pa moler toa la borona del Ayuntamientu con lo que gana el amu el oro y laplata a cestaos. Conqui si esti no alcontró a la onjana, qne venga Dios y lu vea.

[Publicado en El Diario Montañés, 7 de septiembre de 1905]

Anuncios

Entry filed under: DECUMENTOS ESCRITOS, Literarios. Tags: , , , , , .

Cursu de cántabru en Sanander El cursu de cántabru en TeleCantabria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


PROYEUTU DEPRIENDI

ESCUELA POPULAR DE CÁNTABRU A DISTANCIA

Escribi la tu direición e-mail

Únete a otros 172 seguidores

#cántabru

  • RT @DieguSG: @RevillaMiguelA @LArgayu Que nel urienti cunvivin con -uzu/a (chicuzu, rubiuzas), -uchu/a (burruchu, manuchas) y -itu/a (siñur… 2 days ago
  • RT @DieguSG: @RevillaMiguelA @LArgayu Rechacin, por ciertu, categorizacionis franquistas la-cosa-típica-de-cada-provincia. En Cantabria sem… 2 days ago
  • RT @DieguSG: @RevillaMiguelA @LArgayu Yo diría que los datos nos van dando la razón a quienes negamos siempre el mito del origen cántabro d… 2 days ago
  • RT @_CNSV_: Empezaba a dibujarse la toma de puertos, el embolsamiento y avance fascista hacia la capital cántabra. Aunque la propaganda en… 2 days ago
  • RT @_CNSV_: 80 años del inicio de la Batalla de Santander. A estas horas, las defensas republicanas soportaban bombardeo de cientos de caño… 3 days ago

REPORTORIU

febrero 2012
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Categorías

Foru Esclave

Foru Esclave, atentu al Patrimoniu Lingüísticu Cántabru

Cantabria No Se Vende

Cantabria No Se Vende

Depriendi en Facebook

"Una lengua que nu se depriendi es una lengua a la que se mata" (Camile Jullian)

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: