El entremés de la Buena Gloria (1738) [Habla santanderina]

01/10/2009 at 9:00 2 comentarios

En la introducción de esta obra teatral de Pedro García Diego (oficial mayor y aduanero de Santander), se explica que “La Buena Gloria” era una costumbre antigua de los marineros santanderinos después de enterrar a un compañero, consistente en acudir a la casa de la recién viuda, donde se hacía una colecta para comprar algo de comer y sobre todo de beber, “a la buena gloria del difunto”. Esta costumbre, según explica en la introducción de la obra Salvador García Castañeda (de la Ohio State University), fue desterrada a finales del siglo XIX “por el progreso y perseguida por los anatemas de los moralistas”.

Sin embargo el rito perduraba en 1864 cuando Pereda publicó las Escenas montañesas, en las que se remitió a esta obra, que debió de ser muy popular en su tiempo y se pondría en escena en época de fiestas como lo indican las representaciones en los Carnavales o el día de los Mártires, tan importante para los marineros. También parece que circuló mucho en forma manuscrita.

Desde el punto de vista estructural, a la acción propia del sainete antecede un cumplido diálogo entre el forastero Prudencio y su amigo santanderino Justo. Sirve de introducción o de marco y en él, aparte de las alabanzas a la ciudad propias de las loas, se explica lo que son las reuniones de la Buena Gloria y Justo lleva a su amigo a presenciar una. A partir de entonces hablarán los hombres entre ellos y después las mujeres y así alternativamente. La obra concluye a palos, final muy propio de este rito y del propio entremés. Los personajes Justo y Prudencio moralizan y lo hacen de manera pedantesca. Sin embargo la obra debió de gustar, y mucho, a un público local de todas las clases sociales al que posiblemente interesaba menos la intención reformadora del sainete que el contemplar la imagen viva y exacta de sus convecinos. En esto radican el interés -y la calidad- de una obruca que supo reflejar con gran acierto el modo de ser y de expresarse de los marineros. Al indicar cómo se había de representar la obra, el autor escribía: “Se procurará imitar en cuanto se pueda el tono de habla, acciones y gestos que se ven comúnmente en esta clase de mujeres…“. Como señala Salvador García Castañeda, estas líneas indican que para entonces el personaje de la pescadora era ya un tipo costumbrista, y que, para su autor, la gracia del entremés era principalmente verbal. García Diego carecía de conocimientos lingüísticos y recogió lo mejor que supo las particularidades propias del habla de los santanderinos. Gracias a esta obra, podemos rastrear mejor las características patrimoniales del habla santanderina que como se puede observar, pese a su mayor castellanización, coinciden con la del resto de Cantabria y se emparentan con las del conjunto del leonés.

Os dejamos con algunos fragmentos teatrales originales y os animamos a consultar la obra completa, porque además del interés lingüístico guarda valiosa información también histórica, etnográfica, económica, sociológica, etc.:

 

ENTREMÉS DE LA BUENA GLORIA

 Personas:

 Francisco: Artesano de Santander
Justo: Vecino de Santander
Prudencio: Amigo suyo forastero
Simón: Marinero
Antón: Marinero
Emeterio: Marinero
Antonia: Vecina de Santander
Ana viuda: Vecina de Santander
Manuela: Parienta de Ana
Lucía: Parienta de Ana
Tomasa: Parienta de Ana
Dos niños
Dos alcaldes de Barrio

  * * *

(Salen Prudencio y Justo)

Pru.: Amigo, Santander es reducido,
pero es un pueblo alegre y muy pulido.

Just.: Conque, vamos ¿te gusta aqueste puerto?

Pru.: Yo creí que venía a algún desierto
sin trato racional y sin cultivo
mas, a fe, que mi engaño era excesivo
porque he visto las cosas tan en punto
como en las demás partes.

[…]

Simón: Ya, tiu, no hay sino tener pacencia.

Juan: Dios le prestí al dejunto su prasencia.

Antón: Compadre, Dios lo ha hechu, es escusau.

Emet: En paz esté su espíritu sosegau.

(Sigue ahora el coro de las mujeres)

Man.: ¿Han venío todas ya?

Lucía: Cuéntalas, mojuer

[…]

Man.: No saben de obligacionis:
para un empeño como éstos,
aunque empeñara la falda.
Hija, escusao es, perdiendo
se va ya la caridá.

Lucía: Hija, dicís bien, me alcuerdu
que en habiendo buena gloria
aunque fuese un probe el muerto
no faltaba antes un alma.

Toma.: ¿Y ahora a cuánto escutaremos?

Lucía: A dos y medio de plata.

Man.: ¡Eh! ¡Golosa!
Para espenzar no tenemos.
A seis ríales… ¿Qué lo quieres?
¿Que te lo lleven los nietos?
Anda con Judas, que te lleve
a tí y tou tu dinero.
¿No tienes quien te lo gane?
¡Si fuera yo! ¡Probe!

Lucía: Cierto
que puedes quejarte. Vaya,
a seis ríales escotemos.

Man.: Bien, hijas, ahí va mi escoti.

(Tienden una mantilla en el suelo y allí echa
cada una su pitanza).

Lucía: Ahí está el míu.

Toma.: Ya tengo echau.
Echa tú, Tona.

Man.: ¿Está bien?

Toma.: Ya está cumpleto

Lucía: Tomasa, ve por el vino
¿Sabes tú dónde lo hay güeno?

[…]

Toma.: Mi comadre la María
(según ayer me dijeron)
vendi un vino tan hermoso
que puedi arder en un jueu.

Man.: Pues, hija, antis que sacabi
veti, por Jesús, corriendu.

Toma.: ¿Cuánto trairé?

Man.: ¿Cuántos semos?

Lucía: Siete no más.

Toma.: ¿Será güeno?
Que traiga catorce azumbres.
A dos por cabeza.

Man.: ¡Enfierno!
¿Siempre has de ser estrujera?
No sabes codiar tu cuerpo.
Y algunos niños, si vienen,
¿no han de probar algo de ello?
Que traiga veinti y dos justas,
en ocho más no paremos,
hijas, más vale que sobri
que no que falti.

Lucía: Anda luegu;
y también trai diez gallofas .

Toma.: ¿Y hemos de comer pan seco?

Man.: Pues trai también diez arenques
y libra y media de queso.
Mira si hay algunas nuecis
porque percebias no es tiempo.
Ve, que estamos aquí secas.

(Vase Tomasa)

Man.: ¿A quien enviasti por ellu?

Lucía: La Tomasa.

Man.: ¡Buena alhaja!
Lus diablos te lleven luegu,
a buena parte a dar fuisti.
Ya sacará bien primero
antes que güelva el escoti.

[…]

(Sigue el coro de los hombres)

Emet: Juan, a seis riales es poco;
semos cuatro y cuando menos
beberemos doce azumbris.

Antón: Simón, dice bien Miterio.

Simón: ¿Y no ha de haber también algo
para atizar el rodezno?

Emet: Algo de acompaño, sí.

Juan: Pues ¿qué trairá?

Emet: Traiga queso.

Antón: Mejores son cuatro arenquis
pues sin otro surtimiento
somos los cuatro abonados
para soplar un pillejo.

Juan: Pues bien, vengan los jarenquis.

Emet: Démosle antes el escote;
a ocho ríales será güenu.

Antón: Pues bien, échalo en el suelu,
que ésta es una cirimonia
que nuestros tataragüelos
mus dejaron prevenío
se oservase con respeto
en toas las güeñas glorias.

(Tienden una capa y echan sus escotes en ella).

[…]

Antón: Pero güelve lueu
porque queda sin vitualla
este probé regimiento.

[…]

Man.: Trae, echa acá ese botiju
(Le destapa)
¡Jesús! Este no está lleno.

Toma.: Algo se balducaría,
como vini tan corriendu.

Man.: Mejor te lu habrás echao
en el camino al coletu.

[…]

Man.: Hija, no eches en la jarra
de medio cuartillu, quiero
que me eches en la de azumbre.

Antonia: A mí también.

Lucía: Yo lo mesmo.

[…]

 

Puedes consultar la introducción y la obra de teatro completa en http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/7488/1/ALE_06_12.pdf

Anuncios

Entry filed under: DECUMENTOS ESCRITOS, Literarios. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , .

Corrida de toros en Sarón (1924) [T.2] Lección 3 – Los números

2 comentarios Add your own

  • 1. chisgarabís  |  18/10/2009 en 21:02

    ¿ónde quedó l´aler, hom? Ánimu!

    Responder
    • 2. largayu  |  25/10/2009 en 15:19

      Nu es custión d’aler, sino de problemas cona mecánica. Autualizaremos en cuantas seamos pa ello y muchas gracias polos ánimos 😉

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


PROYEUTU DEPRIENDI

ESCUELA POPULAR DE CÁNTABRU A DISTANCIA

Escribi la tu direición e-mail

Únete a otros 173 seguidores

#cántabru

REPORTORIU

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Categorías

Foru Esclave

Foru Esclave, atentu al Patrimoniu Lingüísticu Cántabru

Cantabria No Se Vende

Cantabria No Se Vende

Depriendi en Facebook

"Una lengua que nu se depriendi es una lengua a la que se mata" (Camile Jullian)

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: